Ant Man, una incursión por la fantasía


De nuevo, ¡hola a tod@s!

Hoy me gustaría hablaros de otra película del género de Ciencia Ficción. Como todos sabéis, es una creación de Marvel, y nos viene a relatar las proezas de un hombre, hazañas que consigue con superpoderes de tipo tecnológico, más que biológico, pero que le lleva a hacer acciones de epopeya. Y aunque sea una realidad muy alejada de nuestro ambiente diario, sí que podríamos conectar con este personaje, y con todos los personajes del Comic y de la Ciencia Ficción, a través de la fantasía.  

Estos personajes hablan desde la fantasía, y desde una manera gráfica y artística como si fueran signos y símbolos a poder leer, y a través de estos personajes, nos parece que se designan realidades mentales, interiores que registramos en el terreno de la fantasía. Porque me parece que este género de ficción son unas formas de expresar unas realidades interiores que necesitamos hablar y entender, y de esta manera fantaseosa, que es una forma bastante inmediata de transmitir ad hoc, sin necesidad de escribir densos tratados filosóficos que lo expliquen.
Pero esto no es algo nuevo, que yo sepa tenemos noticias de estas realidades de ficción desde la antigua Grecia, aunque no sólo ellos, también nos llegaron relatos de la mitología escandinava, hindú, mitología egipcia, etc.  En estas mitologías también encontramos relatos que para nosotros son de ciencia ficción, como las leyendas de los héroes griegos, como por ejemplo Hércules. Y no sólo él, también nos llegaron narraciones legendarias sobre Esculapio, Perseo, Belerofonte, Andrómeda, las Amazonas, etc.

Éstos héroes legendarios como nuestros modernos héroes tenían en común una fuerza física extraordinaria, eran sabios y comunicaban esta sabiduría a los hombres, tenían un sentido de la justicia estricto, castigaban el crimen con rigor y recompensaban las acciones nobles, y esto yo lo sé porque en su momento leí a todos estos héroes de antes de Cristo. Ya en su momento decían los filósofos de la antigua Grecia que estas historias eran meras ficciones de la mente (Platón escribió que los mitos eran relatos opuestos a la razón), pero que también poseían ciertas alegorías bajo las cuales había un profundo significado, y aquí volvemos a nuestro punto de partida en este artículo: la fantasía es importante.

Es un misterio de la naturaleza humana, la fantasía sorprende a la mente, es un desafío a los sentidos, por eso me parece que las palabras son necesarias para interpretar este fenómeno para que realicen lo que signifiquen a estas realidades espirituales interiores. En este sentido el símbolo, en Idea y en Palabra, es el lenguaje de un invisible expresado en lo visible. Es como una lengua extranjera que todos deberíamos aprender (diría Erich Fromm). Entonces, ¿qué es lo que nos dice el Hombre Hormiga?
Para empezar diríamos que la Fantasía psicológicamente hablando tiene que ver con nuestro pensamiento, nuestra memoria, nuestra percepción, nuestra afectividad… y desde la psicopatología se mueve dentro de los criterios de la normalidad  y anormalidad psíquica, estando presente en todos los cuadros clínicos de neurosis, histeria, trastornos del carácter, etc.  Por una parte, la fantasía nos prepara para algún tipo de comportamiento o de acción adaptado a la realidad, y por otra parte constituyen  la forma de gratificación compensatoria de deseos insatisfechos. 

A través de nuestro desarrollo biológico y psicológico de nuestra infancia vamos creciendo, y progresiva- mente vamos sustituyendo estas primeras fantasías que dan comienzo a nuestra realidad psíquica, por ejemplo: por la satisfacción sexual de nuestros primeros andares como adultos, como también a través del trabajo, y también de las actividades artísticas,  culturales y recreativas…, es lo que llamamos sublimación, que se da allí en los comeinzos de la adolescencia, preparándonos para la vida adulta.

Nadie cree en la realidad de nuestras fantasías, principalmente por este motivo, porque andamos un crecimiento madurativo hacia la adultez y las realidades psicosiociales que nos sacan de nuestro egocentrismo inicial. Si no, estaríamos actuando nuestras fantasías desiderativas, véase el caso extremo de las fobias, un hecho que brota de nuestras fuentes internas y no de los datos de la realidad externa.  

Adentrándonos más en estos temas nos llevarían a una psicoterapia, cada persona es un mundo y generamos nuestras propias fantasías. No existe un patrón común para descifrarlas, y cada uno de nosotros hacemos nuestros propios enlaces.

Que paséis buena semana ...


David Norberto Gascón Razé. 
Psicólogo en Madrid  
Tel: 636 55 45 62 
Email: dnd.gascon@cop.es
Página Web: http://www.psicologaenmadridarganzuela.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Interconsulta o derivación sanitaria.

Gestión emocional ante la pandemia por coronavirus

La ansiedad, artículo en inglés...