A S E R T I V I D A D


La asertividad

Hola a todos,


Para empezar ser asertivo es una palabra que ya empleaban los romanos,  nos llega del latín «assertus» y quiere decir afirmación en la certeza de algo, de una situación, de una idea o de un sentimiento. Implica una convicción de que puede funcionar algo.

Por lo tanto, si esta palabra nos llega del pasado podemos deducir que en la antigüedad manejaban este concepto en varios campos profesionales como por ejemplo la filosofía, el derecho o la retórica, esta última puesta al servicio de una finalidad persuasiva y estética añadida a una finalidad comunicativa.

En Psicología el término asertividad forma parte del concepto de estructura de personalidad e interacciona entre los rasgos de carácter de una persona  y en las situaciones en el ambiente que afronta. Es un concepto que fue estudiado por la Psicología Cognitiva en los años 50 y formo parte de los rasgos de personalidad que se desarrollaron en aquella época para los test mentales en el ámbito de la Psicometría.

Sin embargo la asertividad se dejo a un lado a favor de otros rasgos de carácter que formaron parte de las Teorías de Personalidad de Cattell, Allport, o Millon. No obstante, he podido comprobar este constructo en el Cuestionario para la Evaluación de Adoptantes, Cuidadores, Tutores y Mediadores, el CUIDA.

En este cuestionario de evaluación hay unas escalas puntuables de asertividad, yendo las puntuaciones desde muy altas, altas, medias y bajas. En la máxima puntuación de asertividad están las personas con gran capacidad de dialogar y negociar en situaciones de conflicto defendiendo sus posturas con argumentos. (Recordemos que este es un test de psicología y para la psicología).

El abordaje asertivo de conflictos psicológicos está definido  como la capacidad para escuchar y admitir los intereses ajenos sin olvidar los propios, es la capacidad de hacer y recibir críticas junto con la capacidad  de dar y aceptar cumplidos como la capacidad de expresar lo que uno piensa, etc.

Todo esto lo tendremos en cuenta si la asertividad no va acompañada de agresividad como modo de defender sus posturas. Por lo tanto, no hemos de confundir las personas asertivas con personas con un estilo agresivo de comunicación. Por último, las personas con poca capacidad de asertividad no tendrían esta habilidad social formando parte del trato cotidiano con los demás.

Por consiguiente, la asertividad es una habilidad  que podemos entrenar o educar, forma parte de una estrategia y un estilo de comunicación, en donde la persona no arremete o ataca ni se somete o abandona a voluntad de la otra persona. Es una forma de expresión congruente con nuestros deseos, directa y equilibrada  para poder comunicar nuestras ideas o nuestros sentimientos sin dañar a nuestro interlocutor.

Para conseguir ser asertivos, necesitamos de:

  • Un estado interior de autoconfianza
  • Contar con un criterio propio
  • Tener objetivos claros

Los enemigos de la asertividad pudieran ser:

  • Ansiedad
  • Culpa
  • Rabia
  • Falta de carácter y de ideología


Para terminar esta explicación  retomo el primer párrafo del artículo para dar un ejemplo de persona asertiva que vivió en la Época Medieval. Este ejemplo bien podría ser uno de nosotros a la hora de montar un negocio o de emprender cualquier aventura intelectual o económica que deseemos, y os puedo adelantar que este concepto de asertividad, no sólo está estudiándose en las facultades de psicología  sino también en la Empresa, en el Marketing, en programas de Activación de Empleo de la Cámara de Madrid, etc. [1] Y voy con la cita:

«Nunca fue profesor u orador rimbombante, pero nada más que con sus palabras simples ganó definitivamente a los hombres. Su conversación era un arte, no exhibición de artificio, sino comunicación y diálogo profundos, interpelantes. No monologa, dialoga. Antes de nada, escucha con todo su ser; acaso pregunta, hace hablar al otro y sabe detectar el alcance de lo que se le dice y aun de lo que no se dice pero se esconde en el corazón. Persuade, lenta pero definitivamente, convence, casi subyuga. Cerca, acorrala, generalmente vence toda resistencia; no imponiéndose, sino haciendo brotar del otro la respuesta buscada, ayudando a su libertad, desnudándose y desnudando al otro de su artificiosa insinceridad, buscando la transparencia radical del espíritu. Por eso le repelen los exagerados y fantasiosos, los dicharacheros y ligeros, los insinceros, los incumplidores de la palabra dada, los murmuradores […] Él es directo y sencillo, dice cosas, sin adorno, con las palabras justas. Es grave y nunca habla precipitadamente…».[2]

David Norberto Gascón Razé. Psicólogo en Madrid 
Tel: 636 55 45 62 
Email: dnd.gascon@cop.es
Página Web: http://www.psicologaenmadridarganzuela.com


[1] Concretamente, este concepto de asertividad lo escuché a Javier García Cancio, empresario y director de Focus Talent, y a Alejandro De Zunzunegui, analista de inversiones, fundador de Think Twice…, etc. Además, en la Cámara de Comercio de Madrid se ofrece un Taller sobre asertividad, donde dicen: « La asertividad. Poderosa herramienta de resolución de conflictos. Rodeos, mensajes indefinidos, afirmaciones inoperantes, generalizaciones…, son sólo algunos de los errores de comunicación responsables de muchos conflictos en el trabajo. Este taller está pensado para entrenar, de forma práctica... [etc.] ». Taller que se imparte el 13, 14, 15 de octubre de este año. 
[2] Citado en José Ignacio Tellechea Idígoras.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Interconsulta o derivación sanitaria.

Gestión emocional ante la pandemia por coronavirus

La ansiedad, artículo en inglés...