Trastorno de Asperger


El trastorno de Asperger, según la literatura psiquiátrica,  está relacionado  con un trastorno del desarrollo infantil que se incluye dentro del espectro autista  y que afecta la interacción social dentro de la familia, el colegio, etc. Pueden parecer raros y/o excéntricos a la hora de hablar o de comportarse, y según las estadísticas afectan  más a niños que a niñas.

Aunque la etiología de este "perfil de personalidad" (por poner un rótulo más asequible al público) es variada, dependiendo de si miramos desde la biología, la medicina, etc... hay algunos profesionales que piensan que tiene una causa neurológica y biológica (neurobiológica), y de origen genético. Pero al llevar a nuestros niños al médico, al neurólogo , al servicio de neurofisiología de un hospital, etc., no demuestran estas susodichas causas, y las pruebas salen normales. Yo creo, y algunos de mis colegas, y gran parte de "mi comunidad" científica que las causas son mentales. Ya desde aquí nos adentramos en el terreno de la psiquiatría, que a principios del siglo veinte, fue describiendo los síndromes, los trastornos, las enfermedades mentales con los que los niños de hoy están diagnosticados actualmente. Es la psiquiatría clásica. Pero aún así, sería insuficiente saber que las causas de muchos de los problemas infantiles son genéticos, ya que por ejemplo en el síndrome de Down, los psiquiatras saben que es por causa genética, pero no hay ningún tratamiento medico, ni de prevención ni farmacológica, y sí llegaron soluciones desde otros campos y saberes profesionales como la atención primaria, la educación.   
Pero volviendo a nuestros niños, y aquí coincido con muchos profesionales que están en contacto con estos niños, que en términos generales (y en diferentes grados, ¿diferentes criterios diagnósticos? véase la diferencias entre el TEA y el Asperger) pensamos y podemos observar una dificultad en hacer amigos, las más de las veces por causa de comportamientos bizarros y fantasías poco vinculadas al sentido común,  otras veces porque el contacto de tú a tú  es muy intenso o desbordante, o porque no entienden o no prestan atención al lenguaje para-verbal expuesto en su entorno social de amistades en el colegio o en el barrio (o dentro de la familia). Utilizan un lenguaje levemente raro y toman a menudo expresiones literales (o estructuradas de forma rutinaria, porque encuentran en sus actividades preferidas su mejor pasatiempo) de lo que leen u oyen.
En cuanto a sus hábitos diarios se desenvuelven mejor con rutinas estructuradas y un ambiente familiar fijo (papá, mamá y poco más…). Les gusta que los aludan, vencer y ser los primeros (ser competitivos),  pero el fracaso en cualquier actividad lúdica, social, les frustra y hasta les deprime, la crítica les resulta difícil de sobrellevar. Como dice el dicho popular: quedarse asperges, cuando suspensos en su malestar quedan  desanimados y frustrados.
Por eso creo que una psicoterapia es muy indicado, tanto para estos niños como para otros niños más neuróticos, ya que el mal comportamiento que despliegan está dentro de la constelación relacional y vincular, primero con la madre y luego con el padre, en el que su inhabilidad para comunicar sus frustraciones y ansiedades le privan de una adecuada asertividad en sus afectos. Tanto en su terapia como en la familia y en el colegio los componentes de su recuperación han de estar provistos de amor, cuidado, paciencia y comprensión, (dulzura) …. Dentro de este marco de trabajo terapéutico realizan amplios progresos. Y si decimos psicoterapia, es porque la terapia psi apunta a lo mental, a lo psicoafectivo, y que no es pedagogía psi, ni psicopedagogía peda. Y aquí observo un mal uso de nuestra herramienta de trabajo, ya que desde la escuela no han de procurar la salud mental de nuestros niños, así como nosotros los psicoterapuetas no somos profesores de instituto. Como reza un dicho antiguo, zapatero a tus zapatos. 
 Entonces, en la nosografía psiquiátrica ponen bastante énfasis en la alteración social del niñ@, donde los comportamientos no verbales o paraverbales, que  son muy acentuados. Por ejemplo,
·         Fugaz contacto ocular.
·          Huidizas expresiones faciales.
·         Posturas corporales y gestos conductuales paradójicos
Luego podemos leer una lista de síntomas del comportamiento con respecto al precario desarrollo de relaciones de amistad con sus compañeros, por su “incapacidad” emocional, ya que éstas organizan la creatividad del el niño que es contraria a los comportamientos restrictivos, repetitivos y estereotipados. También nos describen los manierismos motores, estereotipados y repetitivos, y algunas veces una especie de fetichismo por los objetos, o por partes de objetos. A diferencia del trastorno autista, no existe un trastorno significativo del lenguaje, cognitivo  y del auto-cuidado propios de su edad (ya mencionado por nosotros).
Desde la Psicología Clínica se puede apreciar (podemos apreciar) un deterioro significativo  de la actividad social (ya mencionado) y de mayores complicaciones laborales con sus colegas de trabajo por este tema de la interacción intra-subjetiva. En un principio, el descubridor de este trastorno, Hans Asperger (1944), psiquiatra europeo, lo denominó psicopatía autística, aunque verbalmente y cognitivamente estos niños funcionan bien,  el conjunto de síntomas que hemos descrito hace que nos preocupemos y que ayudemos a los padres a prevenir y a compensar las dificultades en su agresividad o deficiencias en el contacto vincular de estos niños, a conectar con su hijo de forma positiva, relacionarse saludablemente.
Por ello la psicoterapia mejora y ayuda a madurar el aspecto emocional-afectivo,  relacional & intelectual y lo que se suele llamar en “jerga” psicológica: maduración de su equipamiento biológico de base. Y esta comunicación ha de comenzar en alguna parte y en algún momento, aunque en un principio esta comunicación comience en la cabeza del terapeuta. Esto es, ayudar al niño hacer re-hacer la red de experiencias vividas, en el que poco a poco podrá construir su historia y su identidad (sexual o yoica) hasta donde le sea posible, por ello para nosotros las entrevistas con los padres es muy importante: va junto al proceso de diferenciación del niño (pensemos en los nombres tan bonitos con que le llamamos) como individuo y la construcción de su identidad.
Por tanto, muy importante volver a señalar que el abordaje psicoterapéutico, junto con el pedagógico (P.T.) del colegio o de las instituciones correspondientes cooperen y coordinen todo y para cada niño según sus características, y que  todo lo que hagamos para ayudarle esté a su nivel emocional e intelectual de comprensión. 
-----------------------------------------
David Norberto Gascón Razé.
Psicólogo en Madrid.
Tel: 636 55 45 62 
Email: dnd.gascon@cop.es
Página Web: http://www.psicologaenmadridarganzuela.com
---------------------------
Bibliografía: Kaplan H., Sadock B. (1999). Sinópsis de Psiquiatría.Ciencias de las Conductas. Ed. Panamericana. Página 1125

Comentarios

Entradas populares de este blog

Gestión emocional ante la pandemia por coronavirus

La pedagogia. Artículo en italiano